martes, 10 de enero de 2012

Dreikönigskuchen, Sabre de Sant Simó y las Cookings Challenge!!


   Los días pasan  a una velocidad de vértigo, hace cuatro días contados me despedía para celebrar las fiestas de navidad y ya estamos de lleno casi sin darme cuenta en plena cuesta de enero, con sus rebajas, retirada de bolas , papa noel y estrellas de navidad y casi colocando  los conejitos y los huevos de Pascua!!! ( menudo inicio de entrada, entre las bolas, los conejitos y los huevos sin darme cuenta he empezado una poco erótico- festiva no? jajajaja). Luego me sorprendo cuando al mirarme en el espejo me encuentro una arruga nueva cada día! Nunca he querido regresar al pasado, para atrás ni para coger impulso, ese es mi lema, pero , el paso del tiempo no perdona, en nada me veo ya de abuela jajajajajajaja, mira que soy exagerada!!!


   La vuelta a casa nunca es fácil, sobre todo después de disfrutar de los amigos, las fiestas y el tiempo con la familia, pero la vida sigue y todo debe volver a la normalidad, por ello aquí me tenéis liada con el reto propuesto por nuestra querida Maragda. Hace ya unos meses que lo preparé, una que es un poco hiperactiva jajajaja, la verdad es que lo tuve fácil a la hora de elegir. Soy de las que siempre me pillaréis con libros de cocina en la mesita de noche, intentando encontrar recetas diferentes, curiosas, típicas de los lugares que me fascinan, que he visitado o dónde he vivido, así que cuando Maragda propuso platos típicos patronales o del santoral, se me encendió la neurona del departamento postres y dulces! Las tradiciones me fascinan, y es una pena que muchas costumbres en el mundo de la pastelería se han perdido. Por cada santo había un postre típico, normalmente aprovechando la matéria prima que en esa época había en abundancia, los pasteleros creaban auténticas joyas culinarias. Aquí en Suiza, en la parte en la que tengo el gusto de vivir son protestantes, no son devotos de los santos, por lo que si alguno de vosotros pretende celebrar su santo día, mejor que no venga por aquí jajajaja, por ello, son pocos los platos o dulces típicos de un día en concreto. Pero mis compis no contaron con mis intríngulis para cambiarme a un cantón católico por arte de magia, una que se las ingenia para no quedarse sin publicar un reto jajajajajaja. Pues eso, que buscando buscando encontré que el 6 de diciembre  coincidiendo con el día de San Nicolás se regalan y se hornean en casa los maravillosos Grittibänz ( ya publicados en su día en este blog)  y para el 6 de Enero podemos encontrar en las pastelerías de todo el país ( ya sean cantones católicos o protestantes, la religión se olvida en cuanto le plantan a uno un dulce en las narices!) los Dreikönigkuchen, lo que viene a ser el Roscón de Reyes suizo.
 Aquí no se encuentra el  haba, pero si un rey de color blanco, quién lo encuentra, es el rey por un día, y toooodooos deben seguir los pasos de su rey, es decir que si decide beber, todos deben hacer lo mismo que él, que decide bailar una conga, pues todos a seguirlo.....jajajaja, si le toca al graciosillo de la familia, lo mejor es no aparecer por casa ese día y decir que se está enfermo para no hacer el penoso todo el santo día!!!


La búsqueda de platos típicos suizos, se me acabó pronto, pero entonces quedaba la segunda alternativa, mi lugar de origen, tenía que elegir entre platos de Cáceres o de Barcelona, y al final , mi madre, que siempre me recuerda los datos importantes, me sorprendió recordándome el maravilloso Sabre de Sant Simó ( Sable de San Simón). El día 28 de Octubre, coincidiéndo con el santoral, en las pastelerías de la ciudad de Mataró se puede comprar y degustar este delicioso brioche con forma de sable relleno de mazapán, nata, o trufa. Antiguamente los marineros de la ciudad invocaban a San Simón para que los salvara de los peligros del mar y de los ataques de los corsarios, cómo iba a dejar la ciudad sin su toque dulce para darle las gracias por tanto salvamento? jajajajaja. Además y aunque no viene a cuento, yo me casé con mi querido maridito en la Ermita de Sant Simó, una preciosa, coqueta y marinera ermita que me trae un precioso recuerdo. Sólo por eso, no podía dejar pasar la oportunidad de preparar este delicioso postre en honor del Santo que vio como contraía mi vida a mi santo particular jajajajaja, porque paciéncia tiene más que un santo  mi amado esposo jajajaja, pobreciiiitoooo que pena me da!!!! 
Ahora os toca a vosotros elegir que plato de todos lo que proponen mis maravillosas cookings queréis preparar, Rosa, Núria, Lourdes, Mercè, M°Jose y Maragda os esperan con platos deliciosos y unas fotos preciosas. Que os aproveche!!!

DREIKÖNIGSKUCHEN


INGREDIENTES

* 500g harina de fuerza
* 1 cucharadita de café de sal
* 50g azúcar
* ralladura de 1/2 limón
* 20g de levadura fresca de panadero
* 100g mantequilla
* 250-300ml de leche templada ( dependiendo de la humedad de la harina)
* 1 rey de plástico o una almendra
* 1 yema de huevo
* 2 cucharadas soperas de láminas de almendras, azúcar granillo
* chocolate sin leche ( opcional)


ELABORACIÓN

1. En un bol grande, mezclar la harina, sal, azúcar, ralladura de limón, levadura , mantequilla  e ir incorporando la leche hasta formar una masa , ir amasando hasta obtener una masa elástica y homogénea. Dejar reposar la masa en el mismo bol limpio y ligeramente untado con aceite, taparlo con un trapo limpio y seco y dejar levar a temperatura ambiente en un lugar sin corrientes de aire hasta que doble su volumen ( más o menos 1 hora)


2. Ir tomando 8 porciones de masa que pesen aproximadamente unos 60g, hacer unas bolas con ellas. En mi caso, rellené las bolas con chocolate, aplastáis cada porción de masa, colocáis el chocolate en el centro, y lo cerráis, dándole forma de bola. En una de esas bolas, además debéis esconder el Rey envuelto en papel de alumnio o en su defecto la almendra. Con el resto de la masa, hacer una bola grande y colocarla en el centro de la bandeja de horno previamente protegida con un papel sulfurizado ( podéis rellenarla también con chocolate para dar otra sorpresa a los comensales!), ir distribuyendo alrededor de la bola grande central , de forma homogénea esas 8 bolas de masa que previamente habíamos preparado. Tapar con un trapo o colocar la bandeja dentro del horno apagado y dejar levar hasta que doble el volumen. Una vez transcurrido el tiempo, pintar el pan dulce con la yema de huevo,esparcir las almendras fileteadas y  el azúcar granillo. Introducir en el horno previamente calentado a 180°C y hornear 30 minutos. Tener a mano una corona para darla en cuanto alguien se atragante con el rey jajajajaja.


SABRE DE SANT SIMÓ


INGREDIENTES

Masa Madre

* 35g agua
* 75g harina de fuerza
* 10g levadura fresca de panadero

Masa Brioche

* 35g azúcar
* 50g manteca de cerdo ( o mantequilla)
* 1 huevo
* 65- 100g agua ( dependiendo de la humedad de la harina)
* 2 g de sal
* 250g harina
* ralladura de 1 limón
* 1 cucharadita de miel ( aportación personal a la receta)
* unas gotas de agua de azahar ( aportación personal a la receta)
* azúcar granilla, frutas confitadas, almendras fileteadas
* cabello de ángel, mazapán, nata o trufa para el relleno

ELABORACIÓN

1. Crear la masa madre, para ello mezclamos en un bol el agua con la levadura , unir entonces la harina, amasar hasta obtener una bola, dejar reposar tapada en el mismo bol con papel film unos 30 minutos a una temperatura ambiente de unos 22°C.

2. En un bol grande, mezclar el azúcar, la manteca de cerdo, el huevo, agua, sal, ralladura de limón, miel, agua de azahar y la harina,  unir la masa madre creada previamente y amasar hasta integrar las dos masas completamente. La masa está bien amasada cuando al tomar una porción y estirarla esta no se rompe. Cubrirla con un trapo limpio y seco y dejarla reposar unos 15 minutos.
Con la ayuda de un rodillo, estirar la masa dándole forma de rectángulo, en uno de los extremos colocar el relleno, ya sea el mazapán , el cabello de ángel como ha sido mi caso, o nada si luego una vez horneado queréis rellenarlo de nata montada o trufa, enrollar la masa asegurándonos que el relleno queda completamente cerrado en su interior, con el extremo del rollo resultante darle forma de sable. Pintarlo con huevo batido, colocar las almendras fileteadas, azúcar granillo y las frutas escarchadas decorando a nuestro gusto. Dejarlo levar dentro del horno apagado al menos unas 2 horas.
Una vez transcurrido el tiempo, aumentar la temperatura del horno a 220°C, volver a pintar con el huevo el sable y hornearlo durante unos 20 minutos.

En el caso de querer crear el mazapán sólo necesitáis 150g de azúcar glass y 150g de polvo de almendra, unir agua poco a poco hasta formar una masa, sobre una superfície enharinada dar forma de churro. Ya lo tenéis listo para usarlo de relleno.


No hace falta que os diga que cualquier día es válido para meterse en la cocina y elaborar estos dos fantásticos dulces, como final de una comida o para una merienda son geniales. Y cómo yo nunca doy puntada sin hilo, escondí tres reyes en el interior del Dreikönigskuchen, jajajaja, tuve las tres personas más importantes de mi vida coronadas y reinando en un día. Que os aproveche!  
Related Posts with Thumbnails